top of page

¿Cómo aceptar lo que nos duele?

Actualizado: 13 nov 2022



¿Cómo aceptar lo que nos duele? Cuántas veces nos hemos podido hacer esa pregunta

Quizás has escuchado alguna vez decir que el sufrimiento es igual al dolor por la resistencia


(Sufrimiento= Dolor x resistencia al dolor).



¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que el dolor se magnifica y se convierte en sufrimiento cuando nos resistimos a aceptarlo.


El dolor forma parte de la vida y, como el resto de emociones, no debemos evitarlo, pues nos está informando de algo importante para nosotros (una amenaza, algo que nos puede hacer daño) y nos intenta movilizar para sanarnos.


Entonces, ¿cómo aceptar aquello que nos produce dolor?



El dolor forma parte de la vida. ¿Cómo lidiar con el dolor emocional?

En consulta, cuando preguntamos cuáles son los objetivos que quiere alcanzar la persona en terapia, a veces obtenemos respuestas como: “ser feliz”, “estar bien”, “dejar de sufrir”...


En la sociedad en la que vivimos, que se ha convertido cada vez más en una sociedad de apariencia, de culto a la imagen, de disfrute, de positividad, parece no haber cabida para el dolor, la fealdad o los errores.



Nos comparamos con la vida que reflejan otras personas en redes sociales, con la narrativa que hacen de su vida, con la definición que hacen del éxito. Y esto nos hace cuestionarnos si hay algo mal en nosotros por pasarlo mal, por sufrir.


Aceptar que el dolor forma parte de la vida, aceptar que existen situaciones que no se ajustan a nuestras expectativas, es necesario para que el dolor no se convierta en sufrimiento, para poder estar tristes sin que la tristeza nos inunde, para poder estar preocupados sin que la preocupación se convierta en ansiedad.



Afrontar el dolor. “Todo lo que se resiste, persiste”

Podemos intentar resistirnos, seguir luchando para cambiar la situación, intentar tener todo bajo control para evitar por todos los medios pasarlo mal.


Esta resistencia es natural, es un mecanismo de defensa que intenta protegernos del daño, pero a largo plazo ¿te está ayudando?.



A veces, las situaciones escapan a nuestra responsabilidad, a nuestro ámbito de acción. Por eso, el primer paso para aceptar las situaciones dolorosas es tener claro cuáles son nuestras responsabilidades y preguntarnos: ¿puedo cambiar algo de la situación? ¿Puedo hacer ese cambio ahora o es algo que debe esperar?


Si la respuesta es que no, deberemos hacer un cambio interno: trabajar la aceptación.



Entonces, ¿Cómo aceptar lo que nos duele?

Aceptar aquello que nos duele, es decir el trabajo en la aceptación, no es un camino lineal. Es un proceso gradual, iremos adelante y atrás en el camino, a veces volverá a surgir el dolor. Y también hay que aceptar que habrá altibajos y que no siempre lo haremos perfectamente. Pero la buena noticia es que podemos practicar la aceptación de situaciones dolorosas para que cada vez sea más fácil.



La aceptación no es resignarse o rendirse. Al resignarnos o rendirnos, nos quedamos estáticos, indefensos. Al contrario, cuando aceptamos la realidad tal cual es, podemos empezar por fin a buscar otras soluciones.


Nos ponemos en acción, nos movilizamos hacia lo que nos hará bien y hacía lo que es importante para nosotros.



Para aceptar situaciones dolorosas:


  • Intenta describir la realidad de la forma más objetivamente posible, con hechos que se pueden comprobar, párate a pensar si una persona que viera la situación desde fuera (un testigo) describiría lo que ha pasado de la misma manera que tu te lo estás diciendo a ti mismo.

  • Recuerda que la realidad es como es, pero observa y analiza qué ha conducido a esta situación, cuáles son los factores que han intervenido en que sea así.

DRAFTJS_BLOCK_KEY:af8nasurgir


  • Puedes observar si, en tu descripción de los hechos, surgen etiquetas, juicios: “es insoportable”, “es estúpido”, “es un desastre”. Si es así, intenta visualizar la palabra escrita sobre una etiqueta, así te despegarás de ese juicio que te hace sufrir.



  • Si surgen emociones como tristeza, decepción, pena, permítete sentirlas y recuérdate que, incluso con estas emociones, la vida merece la pena.


  • Ten claros tus valores, hacia dónde quieres dirigirte y, partiendo de la situación


actual, que es como es, busca soluciones orientadas a estos valores.





Acude a terapia si consideras que estás


pasando por una situación que no puedes superar.

Si necesitas ayuda para aceptar una situación dolorosa, ponte en contacto con nuestro equipo de psicólogos sanitarios en Valladolid y online.













27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page