10 de octubre. Día mundial de la Salud Metal




Marta se sentía así, desubicada, enfurecida, triste, le palpitaba el corazón sin razón y solo quería llorar, pero no había lagrimas. No sabía ya que hacer ni donde ir. Tenía la sensación que nadie le entendía. No podía decir que estaba mal, porque la miraban con cara de circunstancia.

-¿tú mal? Si tienes todo lo que quieres, una buena casa, un buen trabajo y una familia que te quiere.

Si, se sentía mal y pensar que tenía todo eso, tan solo le hacía sentir más culpable porque no llegaba a entender de donde venga ese malestar, se avergonzaba de ella misma.

Decidió pedir ayuda, en secreto, “ansiolíticos y antidepresivos” , le dijo su médico, “no te preocupes son más comunes de lo que piensas”. Marta se negó, no quería entrar en el bucle infinito de depender de una pastilla para estar bien. Pidió más soluciones, ¿quizás ir al psicólogo?

Tres meses después, allí estaba en el centro de salud, nerviosa, era la primera vez que iba a un sitio así, se sentía incómoda, con mucho miedo de ser vista, de que alguien la reconociera y los suyos se enterasen.

“A lo mejor no estoy tan mal”, pensaba, “Creo que estoy exagerando. Debería irme”.

Suena su nombre, 30 minutos de consulta y por fin siente que pueden ayudarla, empieza a sentir alivio, hasta que al despedirse, el psicólogo le dice, “Nos vemos en 2 meses, Marta”.

En ese momento se le cae el mundo encima.

  • 1 de cada 10 adultos y 1 de cada 100 niños tiene un problema de salud mental

  • El 5,5% de la población toma ansiolíticos a diario

  • La mitad de los jóvenes entre 15- 29 años considera que ha tenido algún problema de salud mental

  • Según la OMS el 25% de la población tendrá en algún momento de su vida un problema de salud mental.

En algún momento, ojalá cercano, la salud mental esté en boca de todos. Sin tabúes, sin miedos, y sobre todo con recursos para paliarla .

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo